martes, 23 de septiembre de 2008

Pequeño recordatorio práctico

Solo quería recordarle a la gente que Neverwhere aún sigue disponible de forma gratuita.

Se podrá leer online hasta finales de mes en este enlace. Esta es la función "mira dentro" que no funcionó demasiado bien con American Gods, pero que han mejorado; pensé que sería más rápida y mucho más legible.

En el botón amarillo de esta página se puede descargar una copia que funcionará durante 30 días. Pensé que se trataba de un archivo PDF, pero no es así: yo tuve que instalar Adobe Digital Editions (http://www.adobe.com/products/digitaleditions/?source=acroetd), que tardó muy poco, y luego hice clic en el botón amarillo Download Neverwhere (descargar Neverwhere) de la página de Harpers, y funcionó a las mil maravillas tanto en Windows como en los aparatos Mac. No me molesté en crear una ID Adobe y parece que lo transfiere alegremente a otras cosas. Si de veras te preocupa que Neverwhere se convierta en humo digital pasados 30 días o lees muy lentamente, puedes incluso imprimirlo. De lo contrario, esta es tu oportunidad de empezar a leerlo gratis.

(Sé que debería haber hecho esto cuando estaba en China, pero casi nunca tenía conexión a Internet y a la vez tiempo para mirarlo.)

Y no tengo ninguna duda de que, con el tiempo, Harpers querrá hacer un cuestionario a cualquiera que lo haya probado (o que lo haya intentado y haya tenido problemas), al igual que hicieron con el experimento para leer American Goods online. En cualquier caso, todo el mundo aprende algo. (Vi una versión preliminar del Neverwhere para descargar en la que cualquiera que quisiera leerla tenía que dar su nombre y dirección y avanzar a través de varias pantallas, facilitando información innecesaria que nadie usaría nunca, y les expliqué que si yo viera todas esas pantallas, pararía allí mismo, así que deberían suprimirlas. Y después de explicarme que era imposible suprimirlas, las suprimieron, algo por lo que estoy sumamente agradecido.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada