jueves, 25 de septiembre de 2008

Tecleando torpemente

Estoy en Washington DC y hace frío y llueve. El pronóstico para el sábado dice que no hará tanto frío pero que seguirá lloviendo, lo que podría afectar al Festival del Libro. Ya veremos...

Antes de despegar tuve un maravilloso almuerzo en It's Greek To Me con los ganadores (dos de México, dos de Reino Unido) de un concurso de la película de Beowulf, que les regaló un vuelo a Minneapolis. La pareja inglesa me contó que había pasado tanto tiempo desde que entraron en la competición que supusieron que el e-mail de una dirección desconocida que les decía que habían ganado un viaje a Estados Unidos era correo no deseado. Y luego, la invitada Miss Cat nos contó que había entrado en una competición para ganar la guitarra de Johnny Cash y que la ganó... para luego borrar todos los e-mails que se lo comunicaban. Probablemente hay una moraleja en todo esto.

Aquí está el relato (y los vídeos) hechos por Birdchick de la colecta de miel de ayer, National Public Radio incluida.

Es la Semana de los Libros Prohibidos. La lista de los libros más controvertidos de 2007 ya ha sido publicada; Toni Morrison ya no está en la lista, Philip Pullman ha entrado (Luces del norte, criticado por su "punto de vista religioso").

Los escritores más controvertidos de 2007,

1) Robert Cormier
2) Peter Parnell and Justin Richardson
3) Mark Twain
4) Toni Morrison
5) Philip Pullman
6) Kevin Henkes
7) Lois Lowry
8) Chris Crutcher
9) Lauren Myracle
10) Joann Sfar


Y una vez más, sospecho que no estoy poniendo suficiente empeño. Probablemente ni siquiera estoy entre los primeros mil.

Me alegro de que la American Library Association les siga la pista. Me alegra de que sigan luchando para evitar que se prohíban libros. Y estoy profunda y felizmente orgulloso de Mark Twain, que sigue enfureciendo e indignando 99 años después de muerto.

(Aquí está un poster mío hecho por la ALA, una foto que a Maddy le gustaba tan poco que, cuando la vio en la pared de su colegio hace poco, fotocopió mi cabeza de otra foto, se la llevó al colegio y la pegó cuidadosamente con cinta adhesiva sobre la cabeza de esta, para gran perplejidad de su profesor.)

Estoy tecleando como lo hacía de adolescente: prácticamente con dos dedos, usando solo el dedo índice de la mano derecha y dedos al azar de la izquierda. Parece que funciona, pero es ligeramente más lento de lo normal. (La alternativa es teclear más o menos correctamente, pero tan pronto como el dedo corazón de la mano derecha se ve involucrado, o bien me duele o, con más frecuencia, dado que está metido en su pequeña funda de metal, pulso más teclas de las que pretendía.)

El trabajo gráfico de Chris Riddell me ha encantado desde que una vez compré un ejemplar de The Edge Chronicles en Japón, así que me preguntaba si su versión de la cubierta de The Graveyard Book solo estará disponible en el Reino Unido o si tendré que pagar el costoso envío internacional si quiero obtener un ejemplar.

De momento, la única edición con portada de Chris es la de Bloomsbury, que estará disponible en el Reino Unido y, junto con la versión estadounidense, ya están instalandose sigilosamente en forma de edición exportada en las estanterías de lugares como Singapur y las Filipinas (lo que significa que he recibido algunas preguntas sorprendidas y encantadas de gente de esos lugares).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada