viernes, 26 de septiembre de 2008

Un desmentido plausible...


Sigo en Washington DC. Sigue haciendo frío. Sigue lloviendo. Ahora también centellean los relámpagos y retumban los truenos y acabo de caer en la cuenta de que el desayuno de mañana en la Casa Blanca será en la Casa Blanca y de que debería hacer algo especial (aparte de limitarme a arrastrar a Maddy conmigo como si fuera una mezcla de hija y amuleto de la buena suerte), así que he dejado mis extraordinariamente lustrosas botas en la puerta del hotel para que les saquen un poco más de brillo.

He tenido un día en el que han pasado algunas cosas maravillosas; después de las entrevistas acudí a uno de las sitios de Smithsonian y me metí entre bambalinas para aprender cosas acerca de los libros y el papel y el arte de la conservación y para ver naves espaciales oxidadas y trajes espaciales manchados de sudor y almacenes de En busca del arca perdida. Gracias a Judy y a Tegan y a Nora por mostrarme cosas extrañas y milagrosas.

El programa que recibí de Harpers y que colgué para el tour decía que hablaría en la Tienda de los Niños mañana durante una hora, desde las 11:45 hasta las 12:45, pero creo que debería fiarme más de la página web de la Librería del Congreso, que me concede cerca de media hora, desde las 11:45 hasta las 12:15. La sesión de firmas empieza a las 13:00. No sé cuánto tiempo me dejarán seguir firmando. Sospecho que lo averiguaremos.

Algunas imágenes: WIRED online tiene un tatuaje del Corintio en su artículo sobre los mejores tatuajes de cómics.




El mes que viene se van a publicar ediciones de Coraline vinculadas a la película (la de abajo contiene ensayos míos y de Henry Selick sobre la película, y fotogramas y cosas así):





Hemos subido una página que contiene los diversos trailes y reportajes de Coraline: http://www.neilgaiman.com/p/Cool_Stuff/Video_Clips/Coraline

Y hay una Red de Juegos de Realidad Alternativa que me considera sospechoso del caso sobre Quién Mató a cierta dama estrella del rock. Pero casi sin lugar a dudas yo no tengo nada que ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada