sábado, 8 de noviembre de 2008

Desde el aeropuerto de Logan

Veamos. Di una charla en Las Vegas (enormemente divertida, en especial el turno de preguntas). Por cierto, para aquellos que estuvisteis allí, lo comprobé y resulta que la noticia que mencioné no ocurrió ni en Pittburgh ni en Detroit, sino en Filadelfia.

Luego, vi cómo me llevaban volando desde allí a una habitación situada en lo alto de un casino, me sentaba en otra mesa y firmaba más libros para la gente que había financiado y prestado ayuda para el Festival del libro, y para aquellos que se habían abalanzado sobre las entradas más caras. Se parecía mucho a una sesión de firmas normal, salvo que no se podía oír nada por encima de la música, así que si dediqué tu libro para Brian cuando debería haber sido para Ryan... esto... lo siento.

Después de eso pasé la mayor parte del día en un avión. (Se supone que iba a trabajar. En lugar de eso, al hilo de lo que se está convirtiendo en un estribillo familiar de este blog, me dormí.) Anoche vi a Thea Gilmore y a Nigel Stonier, que actuaron como teloneros de Joe Jackson (estuvieron estupendos), y volví a ver a su hijo Egan: ahora es más grande y más rubio.

Estoy tecleando en el aeropuerto de Logan: he venido con motivo de una celebración familiar. Espero que todo vaya según lo programado y me dé tiempo (es el Bar Mitzvah de mi primo Scott) y pueda regresar a Nueva York para el acto de esta noche. Apuesto a que puedo. Esto solo añade un poco de emoción al día.

La semana pasada en Escocia Charlie Fletcher me entrevistó de tal forma que me dejó preocupado por si se encontraba sin material para la entrevista, ya que pasamos todo el rato charlando alegremente. No debería haberme preocupado: su entrevista puede leerse en http://living.scotsman.com/features/Neil-Gaiman-interview-One-foot.4674238.jp, aunque creo que le gustaría que supieras que no fue él quien escribió el titular.

El alfabeto peligroso confunde a la crítico del New York Times (bueno, lo describe como "divertido, aterrador y confuso a la vez"). "El humor parece más bien dirigido a niños mayores que a niños "de 5 años en adelante", como recomienda el editor. Llamadme mojigata, pero no voy a leerle a mi hijo que todavía va a la guardería las palabras 'Q is for Quiet (bar one muffled scream)' ['Q de quietud (salvo por un grito ahogado)'] en un futuro próximo", dice. Aun así, parece el tipo de reseña heterogénea que haría saber a la gente a la que le gustaría el libro que está publicado...

Aquí tenéis una versión completa de Creepy Doll, interpretada en Manchester (aunque yo soy un tanto invisible por razones que se volverán obvias):




Y por último, un artículo acerca del acto que tiene lugar esta noche en Nueva York (y algunos datos sobre el acto de mañana), además de una entrevista con Charles Brownstein, del Fondo para la defensa legal de los cómics (Comic Book Legal Defense Found, CBLDF):

http://blog.wired.com/underwire/2008/11/neil-gaiman-com.htm.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada