martes, 7 de octubre de 2008

En Boulder, Colorado


De hecho sí que dormí en el avión.

Veamos...

He oído las cifras de venta de The Graveyard Book en su primera semana y son estupendas y maravillosas. Eso es bueno. También he recibido montones de e-mails de gente que no puede encontrarlo porque sus librerías no lo tienen o hicieron pedidos demasiado pequeños o al final resulta que tienen un ejemplar clasificado misteriosamente en la sección "pesca con mosca". Eso no es bueno.

Parece que algunas tiendas de Barnes and Noble lo tienen bien a la vista y colocado entre las novedades, etcétera. Otras muchas, no. Borders parece ser aún más problemática; he oído hablar de gerentes de Borders que solo recibieron una parte muy pequeña de los ejemplares que habían pedido y que están teniendo problemas para que les sirvan los nuevos pedidos.

(También he oído que algunas personas tienen ejemplares mal encuadernados, en los que falta o se repite una signatura de páginas: estaba mal impreso, las páginas 248-217 van en sentido inverso (por eso he puesto los números en sentido inverso), están al revés y cortadas, es trágico, tiene todos las taras que puede sufrir un libro en la imprenta, suspira un remitente, y faltan las páginas 217-248 y en su lugar están las páginas 249-280 impresas dos veces. Espero que esto no sea más que una carambola del continuo espacio-temporal, pero quizás la gente debería estar prevenida y asegurarse bien de que las páginas están en su sitio, señala otro. Así que revisad vuestros libros y si están mal impresos, cambiadlos en la librería por un ejemplar en condiciones. (Si adquiriste un ejemplar firmado que está mal impreso, haré lo que pueda para asegurarme de que recibas otro ejemplar firmado en su lugar).

He leído una reseña de The Graveyard Book en Tor.com y quería poner el enlace (ya que es el primer artículo oficial en Internet acerca del libro que de hecho no es un resumen de la trama ni explica por qué le gustó a alguien), y palabras amables en Bookslut.

Hay un artículo de Terry Pratchett en el Daily Mail. Ha sido difícil de leer, aunque sabio.

Lo que se necesita es voluntad y determinación. El primer paso es hablar abiertamente sobre la demencia porque es un hecho bien consagrado en el folclore que si vamos a matar al demonio, primero tenemos que decir su nombre.

Una vez hayamos reconocido el demonio, sin secretismo ni vergüenza, podremos detectar sus debilidades.

Por desgracia, una de las mejores espadas para matar demonios como este está hecha de oro; de abundante oro.

Hoy día lo llamamos financiación. Creo que la gran batalla contra el Alzheimer se librará pronto y muchas cosas que he oído de boca de expertos, no siempre de forma oficial, reafirman esa convicción.

Es una enfermedad física, y no una maldición mística; sucumbirá por tanto ante un remedio físico. Todavía hay tiempo para matar al demonio antes de que se haga más grande.


Una reseña de la versión en audio de The Graveyard Book desde Audiofile está disponible en http://www.audiofilemagazine.com/reviews/showreview_pub.cfm?Num=39534.

¡Uy! Llego tarde. Ahora, a firmar libros para Boulder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada