miércoles, 22 de octubre de 2008

¿Un excelente queso Wensleydale?

He abierto la ventana de Google y me he encontrado mirando un anuncio del teléfono G1. Un par de clics después me encontraba en la página web de T-Mobile, comparando precios y pensando: "Bueno, que necesito un teléfono nuevo..."

Pero comprar al azar un teléfono que ni siquiera he tenido entre las manos me parecía, bueno, algo que no podría imaginarme a mí mismo haciendo. Quería tenerlo entre las manos. Quería enterarme de las especificaciones y cosas así, así que he subido al perro a la parte trasera del coche y he conducido hasta la tienda local T-Mobile.

Supe que estaba en el lugar adecuado porque había pósters enormes por todas partes, algunos más grandes que yo, todos anunciando el nuevo G1 de T-Mobile.

"Hola", dije, como quien entra en una quesería. "Quisiera jugar con un G1, por favor."

Había un hombre y una mujer tras el mostrador. Me dijeron que lo sentían, pero que no tenían ningún G1 para que jugara con él.

"¿Cuándo los recibirán?"

"No vamos a recibir ninguno."

"¿No?"

"No."

"Oiga, ¿estamos hablando de lo mismo? El teléfono G1. El que sale en ese póster. Y en ese póster. Y en ese..." Los pósters me miraban fijamente desde el mostrador. Me rodeaban.

"No. No lo vamos a vender. Estamos fuera del alcance y de Google y de todas las cosas que lleva el teléfono, no funcionarán."

Saqué mi teléfono, un Nokia N 73, con una tarjeta SIM de T-Mobile, que pasa alegremente pero que demasiado tiempo en Internet en, esto, Google y esas cosas. "Pero este funciona aquí..."

"El G1 no lo hará. No alcanzará Google desde aquí. Así que no estamos autorizados a venderlo."

"Pero..." Traté de asimilar esto. Luego dije: "Pero tienen pósters". Los señalé con un gesto. Todos con imágenes del teléfono en cuestión, ensalzando sus virtudes y explicando que solo podías adquirirlo allí.

"Somos una franquicia de T-Mobile. Nos los envían. Eso es lo que tenemos que colgar. Los pósters que nos envían."

"Bueno, ¿podríamos hablar de las especificaciones del G1?"

"No las conocemos." El hombre y la mujer tras el mostrador parecieron estar muy tristes a causa de esto. El hombre añadió, con melancolía: "Ni siquiera sabemos el precio."

Yo sabía el precio, que había visto antes en la página web, y me sentí culpable por ello.

"Los tienen en las Ciudades Gemelas", dijo la mujer. "Podría usted comprar uno allí."

"Pero, aun si lo compro allí, ¿no funcionará aquí?"

"No", dijo ella, con tristeza y, sospecho, con envidia en su voz. "Pero los venden."

Hubo una pequeña pausa. Creo que debo de haber dicho: "Siento lo de los pósters" mientras salía, o puede que lo pensara en voz muy alta. Todos tenían bonitas imágenes del G1, un teléfono que no creo que me moleste en obtener.


...


Saludos, Neil:

¿Eres consciente de que acabas de ganar el premio al "Papá bloguero más caliente" de los Bloggers' Choice Awards?

Recuerdos,
rae

No lo sabía, pero ahora sí lo sé. Gracias a todos los que me habéis informado.

En realidad, mi primera reacción ha sido "Pero eso fue el año pasado", y luego me he dado cuenta de que no, también este año. Y cuando comprobé la lista de ganadores (en http://blog.izea.com/2008/10/announcing-the-2008-bloggers-choice-awards-winners-1.html), también había ganado una cosa llamada el Blogitzer al bloguero o bloguera que demuestre el mejor talento literario en su blog.

(Estoy mirando mi premio Blogger's Choice Award del año pasado, que está encima de esta mesa. Es bonito y de cristal, de unos 25 cm. de alto, y es un premio de carácter muy alegre; lo sé porque no se ha ido a vivir a una seria vitrina para premios.)

Si a nadie le importa, ya que lo he ganado dos veces, de este año en adelante retiraré este blog de la categoría Papá bloguero más caliente y dejaré que otros, esto, papás calientes tengan su día de gloria.

...

The Graveyard Book ha sido reseñado en The Independent, una extraña reseña descriptiva de esa clase que, al final, te deja pensando sí, pero ¿te gustó? ¿Es bueno? (Por otra parte, una búsqueda en Google reveló que al mismo crítico del mismo periódico no le gustó nada de nada Coraline hace unos seis años, así que o bien se ha moderado, o The Graveyard Book le ha gustado más, o, rindiéndose a la evidencia en el último párrafo, simplemente decidió no ir contracorriente. Es difícil de decir. Aun así, me compara con Leon Garfield, y solo eso ya es motivo de celebración.)

...

Me ha llegado un mensaje de la encantadora Colleen Doran, para decirme que
He publicado un par de fotos tuyas. Ninguna tan bonita como yo.
http://adistantsoil.com/blog/?p=4415

Extrañas mujeres que no conocía solían acercarse a mí en los congresos y decirme: "Neil, soy yo, Colleen. Es solo que tengo el pelo diferente". Y entonces yo parpadeaba, y era ella, siempre. Mira las fotos y entenderás mi confusión.

...

Puedes entrar entre bambalinas en la lectura de The Graveyard Book que tuvo lugar en Boulder si lees http://kashsbookcorner.blogspot.com/2008/10/tales-of-three-book-events.html. Todo el blog http://kashsbookcorner.blogspot.com/ es fascinante, su relato sobre cómo y por qué prohíbe libros puede que de hecho aclare y amplifique mis comentarios de ayer, e incluso aparece John Hodgman, que en un momento dado busca lardons (lonchas o dados de bacon) en Google.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada